Uno de los suyos: confesiones del delator del caso gürtel

Portada de Uno de los suyos: confesiones del delator del caso gürtel

Sinopsis de Uno de los suyos: confesiones del delator del caso gürtel



Pasó, en pocos años, de funcionario del Municipio de la capital espaola a concejal en entre los bastiones del Partido Popular, Majadahonda, donde conoció a F. Correa, entonces entre los hombres mejor relacionados de España.  Fue su cooperador, su cómplice. Presenció las miserias, las corruptelas, las noches más turbias y los negocios oscurecidos del Don Vito madrileño y de otros, como F. Granados, que entonces llevaban la etiqueta de triunfadores.
Este jefe de ordenanzas que un día entró en el juego sucio de la política pudo ver con sus ojos como alcaldes de distintas localidades firmaban contratos a dedo a cambio de un maletín con dinero y de qué forma gerifaltes de la política madrileña movían de sus puestos a sus secuaces si no eran dignos de su confianza: esto es, si no repartían el botín con los de arriba.
Un día decidió que no podía proseguir siendo testigo de todo aquello. Empezó a grabar conversaciones y a recoger pruebas que le servirían para llevar frente a la justicia a aquellos que habían confiado en él. Lo hizo a lo largo de prcticamente 2 años. En el mes de noviembre de dos mil siete, presentó una demanda. Se convirtió en el enorme acusador. Y aquí lo cuenta todo: por qué dio ese paso, el temor a ser cazado, todas y cada una de las dudas, el no saber qué pasaría con él y si alguien le creería. Y la enorme pregunta: ¿valió la pena?