Trochas (2011)

Portada de Trochas  (2011)

Sinopsis de Trochas (2011)



Habitualmente se ha pretendido preservar la vida silvestre obviando al hombre que comparte espacio con ella, mas las personas verdaderamente vitales para el medio natural son aquellas que viven en y de él. El cazador, como el pastor, el espartero y tantos otros, estuvieron mucho ya antes que el señor de la libreta. Ello les proporciona derechos mas también la enorme responsabilidad de reconocerse piezas de un engranaje, la naturaleza, que trasciende cualquier interés inmediato. El cazador actual es así albacea del monte y de su totalidad de recovecos, mas sobre todo puede considerarse una persona agraciada, por el hecho de que la caza, en palabras del autor de este libro, forma un ejercicio de libertad, una fábrica de sueños y una escuela de emociones. “Trochas” recoge, bajo su formato intimista, una invitación cara nuevas etapas en la literatura cinegética. Una forma de redactar que, sin abandonar al lance, sabe gozar, como los clásicos, de los escenarios del monte y de sus intérpretes; que, desde la perspectiva del cazador rural, orgulloso de su condición mas también siendo consciente de su responsabilidad y restricciones, se asoma a la sociedad actual y al interior de la persona, a sus inquietudes, anhelando espacios de conciliación entre humanidad y naturaleza. Un texto, en suma, que puede ser leído con deleite por todos los que hallen en lo silvestre -y en el humanismo-, no solo en la caza, satisfacción a su curiosidad vital.