Tratado de bailes: de sociedad, regionales españoles, especialmente andaluces, con su historia y modo de ejecutarlos

Portada de Tratado de bailes: de sociedad, regionales españoles, especialmente andaluces, con su historia y modo de ejecutarlos

Sinopsis de Tratado de bailes: de sociedad, regionales españoles, especialmente andaluces, con su historia y modo de ejecutarlos



En 1912 el profesor de bailes José Otero le pedía a M. Chaves Rey, padre de M. Chaves Nogales, el prólogo para un libro: el Tratado de Bailes, donde recogía las reglas con las que ejecutar no sólo danzas extranjeras y españolas sino también las f1amencas, hasta entonces ignoradas por los todos los tratadistas. Nacía así un manual que sacaba nuestros bailes de las aguas procelosas de la tradición oral para transformarlos en Cultura. La contribución del maestro José Otero a la Historia del Flamenco es tan importante como la que había hecho Antonio Machado Álvarez. Demófilo, treinta años ya antes, la que harían veinte años después Manuel de Falla y Federico García Lorca celebrando el Concurso de Granada o bien A. Mairena dando cánones precisos a los cantes. Además, yendo con su tiempo, usó por primera vez la fotografía para sealar con precisin las situaciones de los ejecutantes. Si bien reeditado hace bastante tiempo, consciente de su relevancia, por la Asociación Pareja Obregón, era prácticamente imposible de localizar en nuestros días. El Centenario de su aparición – 1912- era el momento de volver a ponerlo en las librerías y ello ha sido posible por la cooperación ele bastantes personas, el empeño de la Bienal de Flamenco de Sevilla y la colaboración de la Universidad de Sevilla.