Tener un buen plan: la hoja de ruta de toda colección: el plan museológico

Portada de Tener un buen plan: la hoja de ruta de toda colección: el plan museológico

Sinopsis de Tener un buen plan: la hoja de ruta de toda colección: el plan museológico



Los museos tendrán que buscar nuevas fórmulas de probar el arte, nuevos y peligrosos modos de favorecer el atrayente de sus compilaciones. Este es el instante de las ideas, el instante para aceptar peligros por nuevos objetivos, por el hecho de que existen grandes desafos por delante a los que el planeta del arte no es extrao, no puede ser extrao. Se precisa tener un buen plan. Como en las buenas películas, es indispensable planear las cosas que se harn y cómo hacerlas, concebir cada paso, medir los riesgos y producir la acción, aun prever un plan B. Ahora, más que jams, es indispensable un posicionamiento. El plan museológico de una colección es su plan de actuacin, lo que le proporciona personalidad y entidad. Ese desarrollo ha de ser adelantado y tener la suficiente flexibilidad para transmutarse al ritmo en que cambian su ambiente y la propia vida. Las compilaciones de arte no son proyectos inamovibles. Esta obra plantea acción y aventuras en un planeta hostil como es el ambiente del museo, tan poco enamorado de los cambios. Busca en el escenario alterable de la cultura contemporánea el lado más apasionado de nuestro trabajo para favorecer en los espectadores el interés por el encuentro, por la sorpresa y por la inseguridad. Si pensamos que una colección de arte es un hecho inocuo y limitado, vamos a estar equivocados.