Teatro y otros caminos…

Portada de Teatro y otros caminos…

Sinopsis de Teatro y otros caminos…



Prácticamente en todos y cada oración completa escrita es esencial darle voz a esa oración y verla pronunciada de ser posible, en otros cuerpos. En la dramaturgia es preciso ser preciso; trazarse la idea del tema que se busque exponer, y montar la tramoya. La verdad en todos y cada palabra escrita es tan vital como la idea misma de la obra en si. No importa si el produzco de la pieza escrita es en el absurdo, hiperrealismo, realismo mágico, ficción, drama o bien comedia, todo ha de ser creado en el margen de la verdad, así sea una verdad que es cómplice únicamente en el instante de la representación escénica. Para cada actor o bien directivo que decidan trabajar con la obra diseñada, es preciso que hallen un planeta de posibles verdades capaces de exponerse a un público, con la entera convicción de dar con dignidad su trabajo. He aquí que la responsabilidad en la dramaturgia es de alto calibre. Cuando se escribe una obra teatral, además de apreciar decir algo, se pretende que otras personas (actores-directivos), se entrelacen con esas ideas y se transformen todos en una sola voz, para llevar eso que se quiere decir a la luz, y sea entendido por ese amigo preciso, reflexivo, y especial: El público.