Tabernas y tapas de madrid (2004)

Portada de Tabernas y tapas de madrid (2004)

Sinopsis de Tabernas y tapas de madrid (2004)



¿Un libro sobre las tascas? ¡Qué idea tan absurda! Salvo que se trate de uno de esos falsos libros que poseen una petaca de licor… mas ¿dónde está la botella? No hay tal licor, amigo-a, se trata de un libro auténtico. Un libro en el que se cuenta la historia de las tascas madrileñas. Una guía ágil y entretenida llena de datos curiosos y de anécdotas entretenidas. Conocerá el origen de las tapas y bebidas más festejadas por los madrileños. Podrá proseguir unas sendas tabernarias sorprendentes que le llevarán por calles y rincones cargados de historia. El madrileño y el visitante tienen en este libro la llave del la capital española más atrayente que aún perdura en nuestras tascas. Carlos Osorio viene a nacer en la capital de España un dieciocho de Octubre de mil novecientos cincuenta y ocho. Asiste a diferentes institutos si bien no presta mucha atención a los enseñantes, puesto que se dedica enteramente a redactar y dibujar en sus múltiples cuadernos. Los profesores le amonestan de forma continua acusándole de perder el tiempo. Él se defiende argumentando que piensa dedicarse a dibujar y redactar y que está preparándose para esto. De hecho, el día de hoy es pintor y escritor. Tras un breve paso por la universidad, se dedica enteramente a su gran pasión: “El estudio equiparado de la idiosincrasia de las tascas madrileñas”. Ha sido argumentista a lo largo de once años. Como argumentista de radio, experto en espacios de humor, ha trabajado en Radio Nacional de España y Radiocadena Española en la capital de España. Como pintor, estudia a lo largo de 9 años en las primordiales academias privadas de la capital de España. Ha efectuado hasta la data veintiséis exposiciones individuales en diferentes galerías de arte de toda España como Zúccaro (la capital de España), Murillo (Oviedo), Rafael (Valladolid), Bernesga (León), Braulio (Castellón) etcétera Preguntado sobre el por qué de un libro como éste, el creador responde: «La vida se me había llenado de responsabilidades laborales, familiares, etcétera, y precisaba una disculpa para poder bajar a la taberna. Tras darle muchas vueltas, concebí una estupenda idea: redactar un libro sobre las tascas. Así pude decir en casa con la frente muy alta: me bajo a las tascas a trabajar un rato».