Periodización táctica-neuronal 1-4-3-3 (2016)

Portada de Periodización táctica-neuronal 1-4-3-3 (2016)

Sinopsis de Periodización táctica-neuronal 1-4-3-3 (2016)



HORST WEIN El día de hoy en día, para poder optar con cierta frecuencia a la victoria, la meta de todos, es indispensable contar con de jugadores cada vez más completos y mejor formados, esto es, con un genial nivel técnico, muchos conocimientos tácticos y una preparación atlética y mental como jamás. ¿Pero qué es lo que falta? ¿Qué aspecto de la formación de un futbolista hay que estimar o bien alentar, más que de lo que se hacía anteriormente, para lograr una ventaja sobre los demás? Hay un aspecto del desempeño de un jugador, al que no se ha dado todavía la debida relevancia en la enseñanza y que puede caracterizar la segunda década del siglo XXI: la capacidad de inteligencia de juego, auténtico motor de cualquier prestación futbolística y responsable de la calidad de juego. La inteligencia del futbolista será indudablemente un esencial criterio para valorar su desempeño. Debido a los estilos de enseñanza exageradamente dirigidos que la enorme mayoría de los formadores y adiestradores prosiguen usando en su trabajo con sus jugadores, el desarrollo de la inteligencia del jugador está todavía a un nivel bajo. Las reiteradas instrucciones y avisos de los formadores-adiestradores a sus jugadores ya antes del partido y también a lo largo de su desarrollo son totalmente deficientes e inclusive en ocasiones contraproducentes para llevar nuestro fútbol a un nivel más alto. Para prosperar su nivel a medio y a largo plazo hace falta, entre otras muchas cosas, comenzar desde la iniciación con un sistemático desarrollo del pensamiento y comportamiento técnico-táctico del jugador y de una progresiva estimulación de sus capacidades perceptivas y también intelectuales. Debido al hecho de que así como el toque del balón se desarrollan las capacidades cognitivas del jugador brota la necesidad de alentar en la formación de nuestros jóvenes valores también el cerebro. EL FÚTBOL MODERNO EMPIEZA EN LA CABEZA Y TERMINA CON LOS PIES “Hay que intentar que nuestros jóvenes aprendan a jugar con su cabeza ya antes de hacerlo con su pies.”