Pequeño diccionario de cinema para mitómanos amateurs

Portada de Pequeño diccionario de cinema para mitómanos amateurs

Sinopsis de Pequeño diccionario de cinema para mitómanos amateurs



«Bajo una experiencia lúdica, el creador nos sumerge en un recorrido atemporal por los icónicos escenarios, personajes, directivos, actores y escenas que han marcado a cientos de generaciones de mitómanos.»

Cinevisiones

Miguel Cane, excéntrico a tiempo completo, practicante del dandismo y la mitomanía amateur, en tiempos reputado ‘party boy’, ofrece una lectura imprescindible para aquellos que son devotos del séptimo arte y saben que todos estamos hechos de estrellas.

Sic transit G. Swanson. El libro manual que tiene en sus manos no es otro desganado diccionario enciclopédico, onomástico o bien biográfico más. En realidad se trata de un altar en que brilla el reflector sobre figuras míticas que alumbraron la pantalla y han sido eclipsadas por el paso del tiempo y por otros ídolos. En estas páginas encontrará, ilustrado por el lápiz magistral de Ana Bustelo, un ejercicio formidable de memoria irreverente, un monumento al anecdotario y la trivia como ejercicio de furor idólatra. ¿Qué afirm Tony Richardson al oído de Vanessa Redgrave mientras que paría a su malograda primogénita, Natasha? ¿Cómo se las gastaba Bette Davis para hacer rabiar a sus múltiples contrincantes? ¿Por qué era tan completamente abominable el padre del tierno ciervo Bambi? ¿Sabía usted que el primer nombre de pila de John Wayne era Marion? ¿Fue Joan Crawford tan mala madre como se asevera? ¿Por qué se detestan O. de Havilland y Joan Fontaine, siendo hermanas? ¿Sabía que Sharon Tate disfrazada de jovial surfista californiana sirvió de modelo para Barbie Malibú?