Orgasmus: diario de un erasmus: de albacete al cielo

Portada de Orgasmus: diario de un erasmus: de albacete al cielo

Sinopsis de Orgasmus: diario de un erasmus: de albacete al cielo



Cuando David, un joven albaceteño de veintitres años, eligió Lituania como destino Erasmus -entre otras cosas por el hecho de que había más plazas que en otros destinos más populares y por el hecho de que todavía no tenían el euro y ello le ayudaría a estirar más el dinero de la beca-, no pudo imaginar que acabaría alquilando limusinas, haciendo fiestas en saunas, viajando en globo, transformado en una versión manchega del eterno seductor Casanova y hasta recibiendo unas collejas del mismísimo rey de España.

Y es que David tiene clarísimo que sólo se vive una vez. Además se halla en su último año de carrera, y es consciente de que estos años no volverán, lo que tiene muy presente en todo instante, llegando a ofuscarse con la idea de hacer de ese año algo legendario y recordable.

Pero no todo iban a ser fiestas y conmutes por el suelo, también tendrá que estudiar –en realidad no tanto-, y casi sin caer en la cuenta acabará matriculado en la que hasta ahora había sido su auténtica materia pendiente: “Máster en el fantástico mundo de la mujer”. Una sabiduría que ahora debe ser compartida.

Es la historia de un romántico obstinado en un país donde las mujeres se le antojan ángeles, mas en el que con el tiempo y basándose en sus propias experiencias irá descubriendo que no lo son tanto. Además David no está solo, tiene un compañero de batalla, compartirá sus aventuras y desventuras –y hasta la cama en alguna ocasión– con Óscar, otro joven manchego al que el desamor ha hecho un daño irreparable, daño contra el que intentará vacunar –o contagiar– a David, llegando a hacerle meditar sobre el sentido del amor, de estar enamorado, la monogamia… y en definitiva, de sacrificar el bien más apreciado que un hombre puede llegar a tener: la eterna soltería.