No tendréis mi odio

Sinopsis de No tendréis mi odio



La noche del trece de noviembre de dos mil quince Antoine, un joven cronista, se queda en casa con el pequeño Melvil, de diecisiete meses, a fin de que su mujer, Hélène, pueda ir al concierto de los Eagles of Death Metal en la sala Bataclan de París.

Tras enterarse de los atentados, y con el temor en el cuerpo, Antoine recorre centros de salud y comisarías de policía. Sus peores miedos se confirman: Hélène es una de las víctimas mortales. Lo primero es identificar el cuerpo; entonces viene el papeleo, los psicólogos, los policías, la familia y los amigos. ¿Cómo continuar viviendo? ¿Qué decirle a Melvil cuando demanda a su madre?

Pero la vida se empeña en seguir. En la guardería, las madres llevan cada día papillas caseras para Melvil —que solo come potitos industriales— y a casa llegan cartas de apoyo de todos y cada uno de los rincones del planeta. Mientras, Antoine procura amoldarse a su nueva realidad: bañar a Melvil, nutrirle, mimarle, ir a el sepulcro de Hélène, imaginar cómo será su relación con su hijo desde entonces…