Mucha gente pequeña

Portada de Mucha gente pequeña

Sinopsis de Mucha gente pequeña



Se sabía que entre vegas, páramos, altiplanos, sabanas y selvas, había muchas mujeres y hombres apegados a la tierra; donde, en el más absoluto silencio, creaban y recreaban la palabra mundo, un espacio abierto donde cabían todas y todos. Se sabía que entre tanta amalgama de paisajes y paisanajes se escondían auténticas maravillas construyendo lo común, como el hacer agricultura con la sabiduría de las ancianas para alimentar a la gente. Se sabía que dabas un paso y aparecía una hacedora y un hacedor, que seguías dando pasos y nuevas hacedoras y hacedores seguían apareciendo, haciendo realidad los sueños y edificando nuevas utopías que permitían vidas cargadas de dignidad. Y también se sabía que en los tiempos modernos y postmodernos, con toda la tecnología para comunicarnos en décimas de segundo, jams hallaron espacio alguno las historias construidas por la gente de a pie. Mas entre la MUCHA GENTE PEQUEÑA, también nos hallamos con personas que, como G. Duch, edifican con las palabras escuchadas a muchas gentes, bellos relatos para visibilizar la sencillez. Como la sabiduría de la tierra.