Movilidad sostenible en nuestras ciudades

Portada de Movilidad sostenible en nuestras ciudades

Sinopsis de Movilidad sostenible en nuestras ciudades



La sostenibilidad ha transformado en un reto social de inmensa relevancia. Desde la Revolución Industrial, las sociedades occidentales se han organizado bajo la premisa de la inexistencia de límites para la explotación de recursos naturales. De esa forma, han estructurado sus sistemas económicos y productivos en función de la posibilidad de transportar personas y cosas de forma muy frecuente. La realidad física de nuestro planeta es, no obstante, bien diferente. El día de hoy sabemos que la explotación de recursos naturales tiene un límite que puede, a veces, ser medido con relativa precisión. A medio plazo, en consecuencia, las posibilidades de obtención de energía económica y alcanzable se verán reducidas y, con esto, la posibilidad de continuar en dependencia de los sistemas de transporte y movilidad actuales. La buena nueva es que el día de hoy sabemos ya cómo organizar sistemas de movilidad, donde la accesibilidad a servicios y lugares que crean cercanía se transforme en el factor esencial. Para esto, los sistemas de transporte urbanos y metropolitanos deberán estructurarse, sobre todo, a través de los transportes no motorizados (peatón y bici), apoyados en redes de transporte público eficaces y eficientes. No obstante, a fin de que este cambio ocurra de forma controlada, debemos tener en consideración que estamos frente a un reto social, además de técnico, y por consiguiente tienen que aplicarse herramientas de intervención social a fin de que la población apoye los muchos cambios técnicos y también institucionales precisos y modifique sus hábitos cotidianos cara pautas de movilidad más sostenibles.