último confín de la tierra, el: una juventud entre los indios fueguinos

Portada de último confín de la tierra, el: una juventud entre los indios fueguinos

Sinopsis de último confín de la tierra, el: una juventud entre los indios fueguinos



En mil ochocientos veintiseis una expedición capitaneada por Robert FitzRoy descubría un canal que bordeaba la Isla Grande de la Tierra del Fuego por el sur. El canal recibiría el nombre de su navo, el Beagle. Además, raptaron a 3 indios yaganes (yámanas) y se los llevaron a Inglaterra. 2 años después los devolvieron a su tierra. En esta nueva expedición, participaba el joven Converses Darwin, quien calificó a los indígenas de salvajes miserables y degradados. Entre los propósitos de Y tambin. L. Bridges al redactar este libro fue desmentir esta y otras aseveraciones afines. Natural de Ushuaia, donde su padre, Thomas Bridges, había participado en la fundación de una misión anglicana, L. creció entre los indios fueguinos. Más adelante su padre, para entregar un hogar seguro a los yaganes y a sus hijos, construyó la estancia Harberton. Y L. seguiría su ejemplo años más tarde al erigir la estancia Viamonte, esta vez más al norte, en tierras de los indios onas (selk’nam). Amigo, consejero y defensor de los onas, estos lo comenzaron en sus ritos. El último confín de la Tierra narra esos años de juventud en la Tierra del Fuego. Es un canto a un paisaje y, también, la vívida memoria de yaganes y onas, etnias que las epidemias y la persecución de los colonos llevaron a la extinción. Indudablemente es un libro mítico, único, inigualable.