Los mejores destinos arqueológicos en españa

Portada de Los mejores destinos arqueológicos en españa

Sinopsis de Los mejores destinos arqueológicos en españa



España es entre los más grandes yacimientos arqueológicos del planeta, considerando la cantidad de ruinas monumentales esparcidas por su territorio –ocho de ellas declaradas Patrimonio de la Humanidad– y, sobre todo, la pluralidad y calidad de exactamente las mismas, el inmenso arco temporal que cubren, así como su estado de conservación y los recursos libres que facilitan su visita y conocimiento por arqueoturistas entusiastas de todo el planeta. Sitios y parques arqueológicos, museos y centros de interpretación, exposiciones temáticas permanentes, talleres especializados y salas, rutas y recorridos por viejas calzadas o bien nuevas sendas, dejan entender y contextualizar 15 milenios de historia de nuestro territorio escritos en sus piedras, mucho más si nos remontamos hasta los recnditos orígenes de nuestra especie que los paleoarqueólogos están sacando a la luz en Atapuerca. Grabados rupestres, pintura parietal, megalitos y cromlechs, taulas y navetas, dólmenes, castros, ciudadelas, fortalezas, milenarias poblaciones, minas y calzadas, puentes y arcos, torres y criptas, sealan nuestra geografía y cubren con una densidad pasmosa la vieja piel de toro, solar de tantos pueblos y civilizaciones. Los mejores destinos arqueológicos en España se plantea el reto de elegir en torno a cuarenta de estos lugares, habitualmente conocidos, en otros inesperados, pasmosos, sagrados, enigmticos, espectaculares, que exceden sobradamente la categoría de monumento único para transformarse en símbolos de toda la riqueza histórico-artística de la prehistoria, antigüedad y los albores de la historia en España. Cuarenta jalones esenciales cuyo conocimiento hará las exquisiteces no solo de los apasionados o bien arqueomaníacos, amantes de las ruinas y las piedras milenarias, sino ms bien también de todos aquellos viajantes que procuren pretextos para emprender viajes y sendas no solo por el espacio, sino ms bien también por el tiempo al encuentro de nuestros ancestros.