La vida es suero: historias de una enfermera saturada

Portada de La vida es suero: historias de una enfermera saturada

Sinopsis de La vida es suero: historias de una enfermera saturada



Bienvenido al planeta de Enfermera Saturada, un mundo donde el delirio se mezcla con el humor, a veces negro y siempre y en toda circunstancia finísimo, mas donde el día a día del hospital siempre y en todo momento supera a la ficción.

Un fenómeno editorial más adictivo que el Lorazepam.

Si no tienes claro si una enfermera que pincha en el turno a la noche es una DJ. Si estás persuadido de que la persona que inventa el tamaño de las pastillas no es buena persona. Si crees firmemente que llamarle pijama a la ropa de trabajo no es serio. Si no aguantas a las señoras que te dicen en qué vena debes pincharlas o bien alguna vez te has quedado mirando las venas de alguien en el metro, éste es tu libro.

Enfermera Saturada pertenece a una generación de mujeres que ha aprendido a coser heridas ya antes que botones, de ahí que es capaz de recuperarse con más facilidad de una relación amorosa complicada que de una cremallera rota en esos tejanos de temporada de Amancio que tanto le ha costado encontrar. Se define como una enfermera española que busca su hueco en la sanidad. Empieza su turno en planta, baja a la UCI, sube a prematuros y termina en emergencias. Esta enfermera se maneja como pocas en las redes sociales, desde donde cada día decenas y decenas de miles y miles de personas ven cómo repasa, con humor y descaro la actualidad de su centro de salud, de cualquier centro de salud de España.

El decálogo de Enfermera Saturada:
1. La vena buena siempre está en el otro brazo.
2. Verás que te falta el tapón cuando ya tengas canalizada la vía.
3. Un timbre por la noche nunca suena solo: si uno suena, otro se le sumará.
4. El paciente que más protesta es el que mejor está.
5. El apósito del tamaño adecuado no existe.
6. Hay dos géneros de esparadrapo: el que no se pega y el que no se puede despegar.
7. Si sólo llevas un tubo de analítica, será el que ha perdido el vacío.
8. Jamás creas lo que el paciente afirma que le ha dicho el médico.
9. El cajetín de medicación del paciente de la última habitación siempre y en todo momento vendrá mal.
10. Absolutamente nadie que llama al timbre lo hace por algo urgente.

Puedes localizar a Enfermera Saturada en:
Facebook: EnfermeraSaturada
Twitter: @EnfrmraSaturada
Instagram: Enfermera_Saturada
Web: enfermerasaturada.es

Reseñas:
«La enfermera escritora que vacuna contra el aburrimiento.»
El Mundo

«Después de triunfar en las redes sociales, una ingeniosa enfermera española se transforma en escritora superventas.»
Amazon.es