La nueva educación

Portada de La nueva educación

Sinopsis de La nueva educación



¿Por qué ya no son tan importantes los libros de texto? ¿Por qué hay que relativizar la relevancia de los deberes? ¿Por qué se debe instruir en empatía? ¿Por qué la educación ha de estar por encima de todos los gobiernos?

La nueva educación es el testimonio franco y valioso de un maestro de hoy.

«Cada niño es un universo. Todos los niños son expepcionales y no basta con llenarles la cabeza de datos, sino que hay que facilitarles herramientas como conocimiento, empatía, sensibilidad y resiliencia para que puedan salir fortalecidos de las situaciones desfavorables. Deben saber que si se plantean algo y luchan por este motivo, pueden lograrlo, y que de ellos depende que el mundo sea un lugar mejor.»
César Bona

César Bona, uno de los cincuenta mejores maestros del mundo según el Global Teacher Prize, el llamado Premio Nobel de los profesores, nos aclara en este libro que ser maestro no es acomodar a los alumnos a unos planes de estudio: todo educador debe amoldarse al motor imparable y entusiasmado de un niño. Hay que motivarles, alentar su inventiva y aguijonear su curiosidad; pues los niños no son solo los adultos del mañana: son habitantes del presente.

En primera persona, César Bona narra anécdotas, nos cuenta los momentos clave en su vida que le convirtieron en el maestro que es en la actualidad, y nos ensea que la metodología de enseñanza más efectiva es implicarse con los pupilos. Porque el educador es un ser privilegiado, que puede dar y compartir sus conocimientos en tribu.

Porque otra educación es posible.

La crítica ha dicho…
«César está abriendo nuevos horizontes para los niños. Está creando líderes del futuro, animándoles a tomar las riendas para emprender acciones y mudar actitudes -y prácticas- en sus sociedades.»
Jane Goodall

«Enseña a sus pupilos a gozar de la naturaleza y de los animales, hacer películas, jugar, imaginar y meditar en los demás. También les enseña inglés, historia y matemáticas, mas lo más importante para él es que sean buenas personas.»
Nativel Apreciado, Tiempo