La mamá de kepler y otros asuntos científicos igual de apremiantes

Portada de La mamá de kepler y otros asuntos científicos igual de apremiantes

Sinopsis de La mamá de kepler y otros asuntos científicos igual de apremiantes



«Se cuenta que cierta dama le dirigió a Winston Churchill estas ásperas palabras: ?Si fuera mi esposo, le pondría veneno en el té?, a lo que el político británico, célebre por no tener pelos en la lengua, contestó sin chistar: Puesto que si fuera mi esposa, me lo bebería con gusto.»