La furia de las imágenes (2016)

Portada de La furia de las imágenes  (2016)

Sinopsis de La furia de las imágenes (2016)



La segunda revolución digital -caracterizada por la preeminencia de Internet, las redes sociales y la telefonía móvil- y la sociedad hipermoderna -caracterizada por el exceso y por la ahoga del consumo- han afianzado al unísono una era postfotográfica. En ella habitamos la imagen y la imagen nos habita. La postfotografía nos confronta al reto de la gestión social y política de una nueva realidad hecha de imágenes. Mas el día de hoy no solo estamos sumidos en su producción masiva y aplastante. Tal y como si fueran impulsadas por la tremenda potencia de un acelerador de partículas, las fotografías circulan por la red a una velocidad de vértigo; han dejado de tener un rol pasivo y esa excepcional energía cinética las hace salir de su lugar, de su quicio. Entonces, sin lugar, sin sitio al que replegarse, quedan des-quiciadas y se vuelven coléricas. Si bien es posible que esa furia provoque una enorme incerteza, también nos ofrece la ocasión de actualizar una reflexión sobre cuestiones que afectan a la cultura, al arte, a la comunicación, y en suma, a exactamente la misma condición humana. La postfotografía deviene así un contexto de pensamiento visual que firma la desmaterialización de la imagen y de su autoría, y que disuelve las nociones de originalidad y de propiedad, de veras y de memoria.En La furia de las imágenes. Notas sobre la postfotografía, con su lucidez y también irreverencia frecuente, Joan Fontcuberta nos advierte que hemos perdido la soberanía sobre las imágenes y nos incita a recobrarla.