Juan belmonte, matador de toros: su vida y sus hazañas

Portada de Juan belmonte, matador de toros: su vida y sus hazañas

Sinopsis de Juan belmonte, matador de toros: su vida y sus hazañas



A fines de mil novecientos treinta y cinco Manuel Chaves Nogales (mil ochocientos noventa y siete-mil novecientos cuarenta y cuatro) dio forma autobiográfica de forma deslumbrante y perdurable en “Juan Belmonte, matador de toros”, a los recuerdos del excelente trianero que había revolucionado veinte años ya antes el arte clásico de torear. Natural de mil ochocientos noventa y dos, la niez del torero está marcada por el clima de los distritos populares de Sevilla, y su adolescencia, por la ambición de fama y el propósito de emular las hazañas de Frascuelo y Espartero. El secreto de su tauromaquia puede rastrearse en sus duros años de aprendizaje, en sus incursiones nocturnas y clandestinas por cercados y dehesas. A partir de 1913 –fecha de su alternativa– y hasta mil novecientos veinte –cuando Joselito muere de una cornada en Talavera– su biografía queda inmersa en la más emocionante rivalidad de la historia del toreo: toda España es o bien gallista o belmontista. Retirado en 1936, J. Belmonte, cuya muerte en la arena había sido profetizada por todos los entendidos, falleció a los 70 años, dueño de su propio destino.