Historia sencilla del arte

Portada de Historia sencilla del arte

Sinopsis de Historia sencilla del arte



Hay muchas y magníficas historias del arte. Las más completas son las que tienen más extensión literaria y van acompañadas de la correspondiente documentación gráfica que es, necesariamente, abundante y expresiva.

Entre las más breves, algunas destacan las relaciones cronológicas y geográficas, por el hecho de que van dirigidas a formar un esencial esquema computador, o bien bien hacen hincapié en los aspectos históricos sociológicos que condicionan el arte y sus evoluciones. Otras hacen una mera enumeración de características sintomáticas que dejan recoger los estilos y entregar una pauta para clasificar las obras.Todas en su conjunto son útiles y, en su mayoría, sin apenas restricciones, las suscribo y las recomiendo.

En esta Historia sencilla del Arte no he intentado redactar un tratado de Historia, sino sacar de la Historia un pretexto para asistir a comprender el arte: para contemplarlo y, ojalá, para vivirlo.

No interesa tanto la descripción de las formas con la consiguiente enumeración de notas propias, como la razón de ser de esas formas, lo que significaron para los hombres que las crearon,y sobre todo lo que nos dicen hoy a nosotros. Pretendo ayudar a desentrañar el mensaje que encierran, para que, recibiéndolo, enriquezcamos con él nuestras vidas.