Grandes desastres tecnológicos

Portada de Grandes desastres tecnológicos

Sinopsis de Grandes desastres tecnológicos



“El libro toca numerosas materias de interés general en sus más de quinientos páginas, por donde nos conducen fabulosamente tanto Koldo como Félix, siguiendo la línea general de esta editorial que acostumbra a publicar obras tanto históricas, de actualidad o bien relacionados con misterios o bien misterios del pasado, cargados con una alta dosis de sugestiva temática.”
(http://aam.org.es)

Los grandes desastres tecnológicos han sido silenciados en la prensa por presiones políticas o bien intereses económicos, no se han explicado sus causas, su desarrollo y sus últimas consecuencias hasta el momento.

Detrás de los desastres tecnológicos, tanto si estos han ocasionado víctimas tal y como si no, no siempre y en todo momento se ocultan fallos humanos, fallos de cálculo o bien faltas en la tecnología de la época, sino en muchas ocasiones, pongamos por servirnos de un ejemplo el caso de Chernóbil, el desastre se produce por el hecho de que un hombre se cree más listo que sus precursores y osa desactivar los sistemas de seguridad que los que trabajaron ya antes que él predispusieron; otras veces, pongamos ahora de ejemplo los trenes de gran velocidad nipones, los fallos se provocan por el exceso de celo de los ingenieros y constructores; a veces los fallos no se descubren jamás como en el caso de las explotes en vuelo del modelo de avión Comet; y otras veces, los fallos y averías vienen determinadas de fábrica, como en el caso de la mayoría de automóviles. Grandes desastres tecnológicos examina de una manera entretenido mas muy informativo, los desastres que se han dado durante la historia y que no se han investigado suficiente o por presiones políticas o bien por interes de tipo comercial o bien, sencillamente, pues eran fallos en un gnero de tecnología que la gente desconocía.

Koldobica Gotxone y Félix Ballesteros usan toda la documentación posible, además de su experiencia personal, en ciertos casos, para descubrirnos qué se oculta detrás de los descalabros humanos en temas tan determinantes como la aviación, la informática, la energía o bien la carrera espacial. Nos mostrarán la explicación a fracasos como el del Challenger y el Apollo I que reventaron en la vorágine de la carrera espacial, o bien el del puente de Tacoma y el del moderno Puente del Támesis, cerrado a los pocos días de su tardía apertura; nos darán a conocer diseños catastróficos como el de los grandes zepelines o bien el del avión comercial soviético Tupolev; y, como es natural, nos desgranarán los fallos en cadena que se han escondido en desgracias como la de Chernóbil o bien los escapes químicos de Seveso y Bophal, enseñándonos qué ha sido de esos lugares y cómo se hallan actualmente. Los autores además notifican y trasmiten los datos de una manera entendible a cualquier lector, algo que en ocasiones los medios de comunicación no saben o bien no desean hacer, y, en los casos en que no hay pérdidas humanas, no vacilan en emplear el humor y la ironía a fin de que la lectura sea entretenida.

Razones para adquirir la obra:

– La obra cuenta de una manera fcil el desarrollo y las causas de los desastres.

– Los autores emplean todo gnero de fuentes reportajes y muchas experiencias personales basadas en su larga trayectoria en el planeta de la medicina, la informática y las telecomunicaciones.

– El tono es divulgativo, entretenido y tambin informativo, además, salvo en los caso en los que hay víctimas, los desastres son tratados con humor y tambin ironía.

– Examinan los desastres hasta sus conclusiones finales, que no acostumbran a aparecer en la prensa pues la nueva pierde interés, y lanzan a los lectores sorprendentes datos ignotos.

La historia de la humanidad, desde las hachas de sílex hasta la WWW, está hecha de grandes avances y tremendas enmiendas, ciertas de ellas trágicas, por esto esta obra, lejos de efectuar una crítica al progreso, nos hace llegar una imagen esperanzadora de la humanidad, una humanidad valiente que aprende de sus fallos.