Elemento del que solo hay un gramo, el

Portada de Elemento del que solo hay un gramo, el

Sinopsis de Elemento del que solo hay un gramo, el



Del cielo en ocasiones se precipitan cacas azules y no pertenecen a una criatura voladora (mas prácticamente). El sable de Luke Skywalker surcó el espacio en dos mil siete. Aun se ha encontrado la Kryptonita que desgastaba a Supermán. Del oro colorado depende prácticamente toda nuestra tecnología. Hay mecanismos del pasado que semejan del futuro, como la primera máquina expendedora de la historia, que tiene más de 2 mil años. Ya hay ordenadores del tamaño de un grano de arroz. Cuidado: hay un ácido que es veintiuno.019 veces más potente que el ácido sulfúrico, dejando en ridículo la sangre Alien. Y un veneno tan mortal que bastan 4 kilos para matar a toda la humanidad. El sitio más frío del Cosmos está en la Tierra y sirve para hallar cosas que aún no podemos ver. Y la sopa más caliente del planeta se creó en un laboratorio y su temperatura fue doscientos cincuenta.000 veces superior a la temperatura del interior del Sol. Hay una capa para volverse invisible muy semejante a la que empleaba Harry Potter. El objeto más refulgente de la naturaleza puede comerse y está sabrosísimo. Hay una substancia tan inflamable que comienza la combustión de cualquier objeto sin fuente de ignición: aun los nazis desecharon la idea de emplearla como arma por el riesgo que entrañaba… Todos estos elementos, substancias y objetos pudiesen parecer concebidos por algún escritor de novelas de fantasía, mas son reales. Ciertos son cotidianos, y otros exageradamente extraños. Por el hecho de que frecuentemente, el planeta real es más fértil en objetos de ciencia ficción que la propia ciencia ficción. Solo hay que aprender a verlos y apreciarlos, y esa es la misión del libro que mantienes entre tus manos: un objeto que también puede convertirte tal y como si te hubieran lanzado un auténtico conjuro mágico. Ábrelo y verás.