El renacimiento italiano, 1460-1500

Portada de El renacimiento italiano, 1460-1500

Sinopsis de El renacimiento italiano, 1460-1500



El Renacimiento meridional y El gran taller de Italia se publicaron por primera vez en 1965 en la reputada colección «El Universo de las Formas». Los 2 textos, que se ocupan del mismo periodo, el final del Quattrocento, fueron concebidos por su autor como un todo, y su publicación supuso una auténtica revolución en el conocimiento que, del Renacimiento del país transalpino, se tenía hasta ese momento. De hecho, hoy en día prosiguen considerándose libros de referencia. En los distintos capítulos, André Chastel nos descubre una Italia que se impone a toda Europa como el sitio donde la exigencia artística, llevada a lo más alto, forma una auténtica voluntad de cultura. Fue, sin duda, el enorme taller de Occidente – o más bien, una multitud de pequeños talleres (las botteghe) repartidos por los grandes focos artísticos (los centros) que eran entonces Urbino, Florencia, Roma…, dominados por personalidades tan inusuales como las de L. el Magnífico, F. da Montefeltro, Lodovico el Moro o bien el papa Sixto IV. De estos talleres salieron las piezas maestras de Piero de ella Francesca, Botticelli, Bellini, Ghirlandaio, Verrocchio o Leonardo da Vinci, entre otros muchos. Cuadro, fresco, palacio, iglesia, escultura, marquetería, elementos decorativos: los mayores talentos, en competencia, no dejaron de lado ningún género. Y para ofrecer una visión completa y leal de este rico panorama, Chastel aplica con rigor su métodos de análisis, que marcaron profundamente la disciplina histórico-artística: cercanía al detalle, circunstancias del encargo, textos que nutrieron la inspiración del artista. Así, las obras más enigmáticas desvelan su sentido en su extrema dificultad. En la presente edición se han mantenido los cerca de 300 documentos gráficos de la original, acompañados de comentarios inéditos efectuados para la ocasión por un equipo de historiadores del arte.