El principito

Portada de El principito

Sinopsis de El principito



Viví así, solo, sin absolutamente nadie con quien charlar realmente, hasta el momento en que tuve una avería en el desierto del Sahara, hace 6 años. Algo se había roto en mi motor. Y como no tenía conmigo ni mecánico ni pasajeros, me dispuse a efectuar, solo, una reparación difícil. Era, para mí, cuestión de vida o bien muerte. Tenía agua apenas para 8 días. La primera noche dormí sobre la arena a mil millas de toda tierra habitada. Estaba más apartado que un náufrago sobre una balsa en la mitad del océano. Imaginaos, puesto que, mi sorpresa cuando, al romper el día, me despertó una extraña vocecita que decía: —Por favor…, ¡dibújame un cordero!