El plasma de quinton: el agua de mar, nuestro medio interno (1999)

Portada de El plasma de quinton: el agua de mar, nuestro medio interno  (1999)

Sinopsis de El plasma de quinton: el agua de mar, nuestro medio interno (1999)



Hace 3 cuartos de siglo, René Quinton era universalmente célebre y se le ubicaba entre los sabios más grandes del planeta. En Francia, sus trabajos eran presentados en el Institut, sede de las 5 Academias. Los Dispensarios Marinos funcionaban en numerosas poblaciones y en el extranjero. En mil novecientos veinticinco estaba en la cima de su gloria cuando su muerte prematura vino a disminuir y oponerse a su obra, en plena expansión… Los trabajos de René Quinton entran poquito a poco en un período de olvido. Mas de forma renovada, esta gran obra, contada ahora por André Mahé de forma entretenida y estricta, nos presenta cómo Quinton, merced a sus Leyes de la Perseverancia apoyadas por ensayos irrebatibles, demostró no sólo el origen marino de la vida sino más bien también la permanencia en nosotros del medio marino. El mar es literalmente nuestra sangre. El Plasma de Quinton, el agua de mar preparada según un método que garantiza la conservación de sus propiedades vitales, es una cosa muy diferente a un fármaco, es un factor natural precisamente amoldado a las necesidades de la célula viva. La introducción del agua de mar en un organismo cuyo medio vital es deficiente por una razón cualquiera, equivale al aporte de elementos nuevos que son la base de la vida misma. Los trabajos de René Quinton nos explican científicamente la incomparable potencia de los medios marinos.