Diario de praga

Portada de Diario de praga

Sinopsis de Diario de praga



Equiparado con el Diario de Anna Frank y escrito entre septiembre de mil novecientos cuarenta y uno y agosto de mil novecientos cuarenta y dos, el Diario de Praga refleja las duras condiciones bajo las que vivieron los ciudadanos praguenses a lo largo de la ocupación nacionalsocialista. Todas y cada una de las anotaciones están atravesadas por una enorme tensión interior, cada palabra recoge la atmósfera de la época y de la vida de un «gueto sin muros»: con un estilo lacónico y objetivo, con una visión juvenil del planeta, pícara y también ingenua al unísono, con la curiosidad y la veracidad propias de un niño, Petr se ve atrozmente confrontado con la sofocación de las personas adultas y la falta de seguridad que se marcha abriendo paso en la vida cotidiana. Así, por servirnos de un ejemplo, el 1 de enero del año mil novecientos cuarenta y dos escribe: «Lo que resulta ahora plenamente corriente, hubiese sido motivo de escándalo en una época normal.»