Crónica de una muerte anunciada

Portada de Crónica de una muerte anunciada

Sinopsis de Crónica de una muerte anunciada



«El día en que lo iban a matar, S. Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para aguardar el buque en que llegaba el prelados.»

Acaso sea Crónica de una muerte anunciada la obra más «realista» de Gabriel García Márquez, puesto que se basa en un hecho histórico acontecido en la tierra natal del escritor. Cuando empieza la novela, ya se sabe que los hermanos Vicario van a matar a S. Nasar -de hecho, ya le han matado- para vengar el honor ultrajado de su hermana Ángela, pero el relato acaba exactamente en el instante en que S. Nasar muere.

El tiempo cíclico, tan utilizado por García Márquez en sus obras, reaparece aquí meticulosamente descompuesto en todos y cada uno de sus momentos, reconstruido prolija y precisamente por el narrador, que va dando cuenta de lo que sucedió bastante tiempo atrás, que avanza y retrocede en su relato y hasta llega mucho tiempo después para contar el destino de los supervivientes. La acción es, a un tiempo, colectiva y personal, clara y equívoca, y atrapa al lector desde un principio, si bien este conozca el desenlace de la trama. La dialéctica entre mito y realidad se ve potenciada aquí, una vez más, por una prosa tan cargada de fascinación que la eleva hasta las fronteras de la leyenda.

Julio Cortázar dijo…

«Un genio.»