Correspondencia – volumen iv (2013)

Portada de Correspondencia – volumen iv  (2013)

Sinopsis de Correspondencia – volumen iv (2013)



Los años de mil ochocientos ochenta a mil ochocientos ochenta y cuatro ocupan un sitio vital en la trayectoria vital y también intelectual de Friedrich Nietzsche. En este período empezó su vida de «filósofo errante» y alcanzó su plena madurez filosófica, estableciendo las bases del proyecto filosófico que se dedicaría a desarrollar hasta sus últimos días. Son los preocupados años de la concepción y composición de Aurora, La gaya ciencia y Así habló Zaratustra. En ellos aparecen ya los temas esenciales de su pensamiento: la crítica a la ética y al cristianismo (en sus palabras, la más radical llevada a cabo jamás), la rehabilitación de la apariencia (contra toda la tradición filosófica), la transvaloración de todos y cada uno de los valores, el superhombre, la voluntad de poder y el eterno retorno. Estas cartas mandadas a sus amigos y familiares desvelan la dimensión más vital del pensamiento de Nietzsche. En ellas se descubre hasta qué punto sus medites filosóficas arrancaban de hondas experiencias y motivaciones personales. Puesto que esta época contiene también muchas contrariedades que marcaron su vida, como la situación de soledad y también incomprensión, los enfrentamientos familiares y su relación con Lou von Salomé y Paul Rée. Exactamente de la experiencia traumática que supuso la rotura de esta profunda amistad y de la gran labor de «trasformar el fango en oro», nacerá el Zaratustra.