Correspondencia 1925-1975: cartas y otros documentos de 1925 a 1975 (2000)

Portada de Correspondencia 1925-1975: cartas y otros documentos de 1925 a 1975 (2000)

Sinopsis de Correspondencia 1925-1975: cartas y otros documentos de 1925 a 1975 (2000)



En los últimos años han ido saliendo a la luz cada vez más detalles sobre la relación entre Hannah Arendt y Martin Heidegger, mas aún faltaba un factor sustancial: el conocimiento directo de la correspondencia. Con la presente edición, el lector español cuenta al fin con la ocasión de conocer de primera mano el diálogo entre 2 de las voces filosóficas más esenciales del siglo veinte. En los años veinte, atraída por la seductora fama de Heidegger, Hannah Arendt acudió a la universidad donde él enseñaba. Fue entonces cuando entre el maestro y la pupila se estableció una relación cariñosa que sería definitiva para los dos. La figura de Hannah Arendt, a quien consideró la «pasión de su vida» y también inspiradora de su trabajo, no abandonó al filósofo. Por otro lado, Heidegger supuso una repercusión definitiva para las posturas filosóficas de Hannah Arendt. La Correspondencia está dividida en 3 partes, que corresponden a 3 períodos (mil novecientos veinticinco-mil novecientos treinta y dos, años cincuenta, mil novecientos sesenta y seis-mil novecientos setenta y cinco). Las cartas del período entre mil novecientos veinticinco y mil novecientos treinta y dos nos muestran el comienzo de la relación hasta una carta de Heidegger en que se defiende de una acusación de antisemitismo. Entonces hay un silencio de múltiples años, debido al distanciamiento que se generó y sobre todo a los avatares políticos que pusieron a los dos en bandos opuestos. Heidegger es miembro del NSDAP, al tiempo que Hannah Arendt se ve obligada a huir de Alemania por su condición de judía y por sus convicciones políticas. Por iniciativa de ella en mil novecientos cincuenta, se reestablece la relación bajo la atenta mirada de la esposa de Heidegger. El filósofo dedica cartas y poemas apasionados a su vieja amante. No obstante, el vínculo vuelve a enfriarse a mediados de los cincuenta y se reanuda a mediados de los sesenta hasta la muerte de Hannah Arendt. El epistolario no sólo deja ahondar en la personalidad de sus autores, sino es también un recorrido por la historia del siglo veinte. Escrito exactamente en su centro (mil novecientos veinticinco-mil novecientos setenta y cinco), refleja sus tensiones. Por otro lado, el diálogo también deja conocer más a fondo ciertas posturas filosóficas de los epistológrafos, sobre todo las de Heidegger, y también su obra más íntima, como son la poesía y los poemas y textos personales de Hannah Arendt. La edición, muy cuidada, precisa, completa y al tiempo llena de tacto, corre al cargo de Ursula Ludz, editora de otras obras de Hannah Arendt.