Cine de terror

Portada de Cine de terror

Sinopsis de Cine de terror



La pasión por el cine de terror puede quedar explicada también por ese deseo de aplaudir la otra cara de la moneda, al demonio en vez de a Dios, al dictador que termina de quitar al presidente democrático, o bien al cazador que ha logrado segar acertadamente la vida de un pobre animal. Y es que para muchos espectadores los monstruos del cine que nos atierran forman la oposición a los superhéroes, al “bueno” de las historias y a las benéficas hadas madrinas de los cuentos infantiles. Son los lobos de las novelas para adultos y el equivalente a tantos gigantes, dragones y espectros que nos aterraron cuando éramos niños. También son, como diría Obi Wan Kenobi, el dorso lúgubre, el paseo que lleva a esa extraña dicha que causa provocar daño en nuestros semejantes.

Puede parecer extraño que el desalmado de las historias y grabes no sea rechazado por lo espectadores, mas ahí tenemos el ejemplo de Drácula y Freddy Krueger, cada uno de ellos con docenas de clubes de entusiastas esparcidos por el planeta, de igual modo que los tienen Godzilla, King Kong y el maligno asesino de Scream. Darth Vader afirman que tuvo más seguidores que el guapo Luke Skywalker, si bien entonces las seguidoras se inclinaron por el atrayente Harrison Ford, más accesible que el actor D. Prowse que se escondía bajo la máscara negra que le permitía respirar.

Parece ser que hacer vibrar a los corazones y las psiques humanas a través de el temor es un pasaporte seguro para el éxito comercial y por esta razón en los últimos años el cine ha sido del mismo modo pródigo en películas con monstruos o bien asesino sin escrúpulos, y una nueva avalancha de diablos nos ha llegado sin saber cómo ni porqué. La pasión del público por ver de forma voluntaria escenas de horror es un contrasentido, puesto que los villanos reales, los terroristas y los asesinos, no disfrutan del aplauso general, si bien no por este motivo dejan de tener adeptos fieles. También es significativo el hecho de que cuando hay un accidente de tráfico en la carretera, con fallecidos y sangre esparcidos por el asfalto, se ocasione un atasco de múltiples kilómetros. La causa, ya lo sabemos, es la morbosidad por ver la muerte de cerca, el dolor de las víctimas del accidente.

En resumidas cuentas, y volviendo al cine y los espectáculos, el secreto para el éxito es provocar temor y repulsión (como ocurrió con “La naranja mecánica”), y la popularidad aumentará en exactamente la misma medida en que ocasionen pánico a los usuarios.

Pero los monstruos cambian con el paso de los años y si previamente tuvimos a Alien, o bien asesinos en serie como en el “Silencio de los corderos”, ahora nos muestran a “Scream” o bien al mismísimo Demonio, cada vez más poderoso, si bien debe rivalizar por el trono de los desalmados con las nuevas legiones de vampiros combatidos -menos mal- por “Blade”.

Este libro aporta un recorrido por las películas más populares del género de terror, si bien posiblemente alguna resaltable no figure en esta relación. También muy seguramente ciertas incluidas no le hayan ocasionado a , particularmente, el menor temor, mas no es misión de este manual juzgar un filme por los chillidos de los espectadores, sino más bien únicamente por el género al que pertenece.