Caminando por valles oscuros

Portada de Caminando por valles oscuros

Sinopsis de Caminando por valles oscuros



Walter Ciszek, jesuita de Norteamérica, entró en Rusia así como otras veinticinco personas en el vagón ochenta y nueve mil setecientos veinticinco, proveniente de la urbe polaca de Al’Bertin que había sido tomada por el ejército colorado. Su objetivo, propagar la palabra de Dios en Rusia. Mas al poco tiempo de establecerse en la urbe maderera de Teplaya Gora fue descubierto y detenido por la policía segrega. Acusado de espionaje fue trasladado a la temida prisión moscovita de Lubianka, donde permaneció a lo largo de los años de la S. Guerra Mundial para ser condenado más tarde a quince años de trabajos forzados en los campos de presos de Siberia. Por último, en mil novecientos sesenta y tres, fue intercambiado por 2 espías rusos y pudo regresar a USA. En el libro, él mismo nos desvela la razón de su supervivencia -el total abandono a la voluntad de Dios- y da testimonio de su vida de oración, merced a la que venció la soledad, el dolor, el temor y la desesperación, y aprendió a transformar unas circunstancias y un trabajo inhumanos en un valor positivo que le aproximaba a Dios. En mil novecientos noventa se abrió su proceso de beatificación, siendo en nuestros días Siervo de Dios.