Biblos: arquitectura simbólica 2 edición

Portada de Biblos: arquitectura simbólica 2 edición

Sinopsis de Biblos: arquitectura simbólica 2 edición



Prólogo

Tal como enseñan todas y cada una de las doctrinas y filosofías tradicionales, el Universo es un hecho simbólico, afirma un proverbio árabe todo puede ser reducido a símbolos, salvo Tufân el aliento de fuego.

Pareciera que existe en la causa primera, una fuente más antigua de símbolos prxima al fuego y al agua de vida, concepto próximo al simbolismo coránico del agua del planeta árabe. El pensamiento simbólico de los primeros pueblos indoeuropeos veían en muchas deidades la manifestación de fuegos primigenios y el manantial de lo simbólico, cierta unión donde los opuestos dejan de mostrarse a través del teatro de las manifestaciones, para perderse en la unidad.

El hombre necesita comprender qué es el simbolismo, por el hecho de que sin esta comprensión no puede profundidzar en su interior y mirarse, siendo exactamente el mismo un símbolo central de lo terrenal, en un universo sin escala y sin tiempo.

Es nuestro deber descubrir nuestra interioridad simbólica, el propósito de este libro es traer al lector diferentes interpretaciones de logotipos, deidades y religiones cuya expresión simbólica tuvo su génesis en la arquitectura. Muchas de las deidades indo-europeas en su esencia eran retratadas como formas abstractas y números, en una búsqueda de aprender matemáticas y geometrías socias a lo universal. Un ejemplo de esto es el culto a Apolo que era adorado en Delfos como un cubo, o el dios Min en Egipto, una de las deidades más antiguas del mundo, que representaba para aquel ideario no solo números, sino ms bien también la primera regla de albañil, centro de religiones con fuerza arraigadas en lo arquitec-tónico. En su brazo estaba representado el codo sagrado egipcio, regla o modulor sobre el que se organizó el espacio a transformar en sagrado.

El universo para estos pueblos encarnaba una colina fundamental, rodeada de una masa de agua salobre coronada por un símbolo con forma de rueda de alfarero, y en cuya cúspide se encontraba un cubo filosofal, el espacio más sagrado o bien casa de Horus. Para muchas culturas del planeta como la hindú o bien la cherokeé en norte América, el planeta estaba sostenido por una tortuga cuya caparazón poseía dibujos de lados exagonales, del mismo modo que muchos de los arboles de la vida del planeta indoeuropeo, como el árbol “Fu-sang” en China. Este libro recorre una serie de eventos y mitologías asociadas al arte de la construcción, desde el simbolismo universal de los puntos cardinales y el círculo de la tierra, hasta el templo de Jerusalén y su creador el Rey Salomón, pasando por simbolismos numéricos, el simbolismo coránico del agua, el de la mezquita, la cúpula y la catedral, todos estos símbolos dotados de su herencia primordial e infinita.