Bailando al borde del precipicio: una vida en la corte de maría antonieta

Sinopsis de Bailando al borde del precipicio: una vida en la corte de maría antonieta



El sultán del Imperio Otomano la pedía a su lado en los banquetes. Napoleón la hizo camarera de Josefina. Sus amigos fueron Talleyrand, Madame de Staël, Chateaubriand, Lafayette, y el duque de Wellington, con la que jugaba de pequeña. Fue testigo de primera mano de la desaparición de la monarquía francesa, la ola de la Revolución y el Terror, y el surgimiento y la caída precipitada de Napoleón. Vivió como emigrante a lo largo de 2 años en una granja en Albany, en uno U.S.A. recién independizado. Lucie fue una mujer de inteligencia aguda, en una época turbulenta y dominada por los hombres. Vio, escuchó, analizó y lo escribió todo, mezclando política y también intriga judicial, observación social y vida rutinaria, creando así una alucinante crónica de su época.