Autos del siglo xxi

Sinopsis de Autos del siglo xxi



Vehículos sin conductor una realidad que se asoma; no obstante, y pese a la intensa publicidad realizadas por las compañías empeñadas en hacer este proyecto una realidad, para muchísimas personas es apenas un rumor al que no le han prestado ninguna atención singular. Se aproxima una revolución, algo que alterará nuestra vida diaria, para muchos será una solución a sus inconvenientes, para muchos otro el final de su modo de vida o bien aún más de su medio de vida.
La aparición de los autos sin conductor marcará la substitución, de choferes humanos por sistemas de inteligencia artificial en gran escala; será un jalón que delimitará el inicio de despidos masivos, y el comienzo de un inconveniente social, que irá englobando cada vez más ámbitos del desarrollo humano. La utilización de sistemas de inteligencia artificial, se verá reflejado en robots y en máquinas automatizadas muy complejas.
Los autos del siglo veintiuno serán una revolución, no solo por liberar a las personas de una actividad manual, sino más bien por el hecho de que vendrán acompañados de opciones alternativas energéticas: carros eléctricos, carros alimentados por energía solar o bien híbridos que brindasen una o bien otra energía.
La marcada tendencia al empleo de automóviles eléctricos vendrá acompañada de baterías cada vez más eficaces y con mayor autonomía.
Sí bien los autos sin conductor, que usarán energía limpia serán los elementos más perceptibles en la evolución de los vehículos terrestres, estos no serán los únicos: trenes balas, motocicletas, bicis, skates, patines e inclusive complejos zapatos serán una parte del arsenal de maravillas tecnológicas que el siglo veintiuno nos pondrá en vitrina. Los vehículos personales, cero emisiones y para recorridos cortos se hacen cada vez más populares
La carrera por sacar al mercado el primer auto sin conductor está convirtiendo a las compañías haciendo que se entrecrucen sus nichos tradicionales de operación. Así, se ha comenzado una competencia por el poder y la no dependencia, entre las grandes compañías de automóviles, y las súper tecnológicas Google, Apple y Microsoft. Esta carrera no solo está implicando a compañías de automóviles y súper tecnológicas, sino su ámbito de repercusión incluye a universidades y compañías de transporte público como taxis. Esta competencia, no se restringe a los U.S.A., Japón, Corea y Alemania, está presente también en China.
Las compañías avanzan, no a paso a firme, sino más bien dando saltos con garrocha; como un ejemplo vamos a citar a Google; su auto hasta hace poco tiempo registró en un «x» periodo de tiempo cientos y cientos de fallas; no obstante, en la última medición que le hicieron a éste las fallas bajaron a solo trece. ¿Cuánto tiempo pasará antes que las fallas queden reducidas a cero? Estoy seguro que no mucho.
El desarrollo de la Inteligencia Artificial, está representada por los autos sin conductor. Autos que tomarán resoluciones, que estarán en condiciones de efectuar autoaprendizaje.
Les enorme cantidad de muertes y lisiados que causan los accidentes automovilísticos en el mundo entero. Así como de subirse en un automóvil que es con perfección reconocible y que está extenso de fallas humanas. El carro sin conductor dará autonomía a muchos ancianos que ya no están en condiciones de valerse de sí mismos, y de dar a los progenitores la ocasión de trasladar a sus hijos sin estar o bien algún adulto presente.
Las ganancias para los vanguardistas serán enormes, la invasión del segmento de mercado de las multinacionales de automóviles, sonó como un alarma del ilimitado poder que van adquiriendo las grandes compañías tecnológicas. Esa alarma terminó por impulsar a estos grandes fabricantes de autos a competir en el ámbito tecnológico que estaba reservado a las Súper tecnológicas.
Nuestra vida va a mudar y sucederá ya antes de lo que se cree. Es interesante ver como de alguna forma las grandes potencias están buscando opciones alternativas al impacto tecnológico que se viene y como los países menos desarrollados no hacen nada a este respecto.