Atlas de historia de españa

Portada de Atlas de historia de españa

Sinopsis de Atlas de historia de españa



La mirada a un mapa es como emprender un viaje. Cuando H. escribe la Aventura tiene a su alcance dibujos y anotaciones sobre islas y sendas oceánicas. Imaginación y cartografía no siempre y en toda circunstancia han sido rivales y de su unión han surgido libros sobre la tierra y el mar donde está grabada la geografía de los sabios y la de los navegantes. Quizá por el hecho de que hubo una época en que contar y or una historia equivalía a llenarse los ojos de mares y tierras recnditas, los mapas ―tanto los antiguos como los nuevos― preservan aún ese espíritu de aventura, ese poder de evocación que sirve a los versistas y a los que no lo son para recuperar el pasado, para recobrar su infancia. También la historia de los Estados y las naciones, su biografía.En España no ha abundado la cartografía histórica que en otros países europeos ha acompañado siempre y en todo momento el despliegue de la historiografía y sus nuevos interrogantes. Por ello el ahnco de este Atlas de Historia de España, que ha reunido las investigaciones más contrastadas de los mejores historiadores, espera ser retribuido por la acogida calurosa de los lectores, deseoso de hacer un viaje a través de sus páginas, de emprender de esta forma la aventura de vivir el pasado español.Más de quinientos mapas, que engloban desde la prehistoria hasta la actualidad, llevan al lector a rememorar y visitar las urbes, las riberas, las calzadas, los desfiladeros, las huertas, los mares en los que el pasado español se hizo panorama y palabra. Por vez primera, la Historia de España se despliega con una enorme riqueza de cartografía y colorido, como corresponde a la biografía de un país vivo que, del mismo modo que don Quijote, retorna de sus aventuras campen de sí mismo. En unos mapas resuenan el apetito y su heraldo negro, las malas cosechas, el destino funesto del perdedor y la melancolía del desterrado, la oracin de los conventos, las quimeras de la prensa, el pensamiento revolucionario y el sol antinuclear; en otros, el despertar de la burguesía y los bancos, la voz del cacique, el largo y costoso paseo de las libertades civiles, el tren, los partidos políticos, la moda resbaladiza y el patrón cultural. Para acompañar al lector en este viaje, F. García de Cortázar ha reflejado con prosa refulgente los incontables destinos que los mapas de España protegen como un inmenso fichero o bien una enorme enciclopedia.